El arte y la ciencia de la sonrisa.

Por qué la sonrisa es un gesto universal de amistad y cómo diferenciar una buena sonrisa de una sonrisa verdadera es lo que quiero compartir en esta nota.

Para muchos, quizá para usted también, le resulta raro que haya un buen número de personas dedicadas al estudio de ese gesto de labios que logra producir las más variadas sensaciones tanto en quien sonríe como en quien observa.

En una sesión con el Dalai Lama en 2009, le escuché decir, que : “la sonrisa es la primera oración que puedes hacer por los demás”. Me parece que algo así, también está escrito en los textos religiosos de las comunidades monoteístas.

Grupos de investigadores se han dedicado a rastrear la calidad de vida que tienen las personas que sonríen fácilmente. El grupo de la Universidad de Wayne, encontró que los jugadores de un equipo de basquelball que aparecían sonrientes en las fotos que les tomaron a lo lago de su carrera profesional, llegaron a vivir hasta los 79,9 años en promedio. Los jugadores que no aparecían sonrientes vivieron 7 años menos, en promedio. Concluyen los investigadores que la sonrisa es reflejo un estado de vida general que podría estar asociado a la longevidad.

Parece casi una anécdota, pero investigadores de la Universidad de Berkeley se dedicaron a contactar a los estudiantes de la misma universidad que cumplían 30 años de egresados. Encontraron que aquellos alumnos que aparecían sonrientes en las fotos del anuario o mosaico de fotos habían tenido matrimonios mas duraderos y una vida profesional más exitosa.

Los gestos que producimos estimulan diferentes áreas de nuestro cerebro y además, tienen la capacidad de activar las mismas regiones cerebrales en nuestros interlocutores.

En lo que va corrido de este siglo se ha identificado que toda vez que se activa una expresión facial se activan zonas cerebrales. Quizá esto no suena tan novedoso. Lo realmente novedoso es que los gestos tienen la capacidad de activar las mismas regiones cerebrales en nuestros interlocutores. La transmisión de las emociones se logra a través de un tipo particular de neuronas que se denominan “neuronas espejo”. De ahí que, si la sonrisa es falsa, nuestro interlocutor lo sabrá: sus neuronas espejo, le indicarán que los gestos de esa sonrisa no son legítimos.  En consecuencia, nuestro interlocutor sentirá desconfianza para fortalecer cualquier tipo de relación con nosotros.

La sonrisa en contextos comerciales está lejos de ser espontánea. Por el contrario, es uno de los gestos más reclamados para asegurar el éxito de la atención al cliente presencial. Si bien, el cliente percibe que la sonrisa de quien lo atiende (restaurante, bar o ventanilla de banco) no es natural, este gesto es una puerta de entrada a un intercambio de información y toma de decisiones que requiere un mínimo de confianza y respeto por la vida privada.

Si usted quiere tener una sonrisa genuina, evoque los sentimientos más nobles que tenga en su interior, déjese llevar por los recuerdos de los momentos memorables y transmita un estallido de emociones que envuelva a sus interlocutores en un ambiente de seguridad y confianza que asegure una larga y duradera relación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.